El pasado no te define, te limita

octubre 31, 2014

pasado te limitaVoy a empezar con una pregunta incómoda: ¿eliges bien al portavoz de tu identidad? Vamos a ser francos, si eres como la mayoría de personas, la respuesta sincera debería ser “No” y la razón es muy sencilla: te han enseñado a explicar quien eres desde quién has sido, qué has logrado o qué has vivido, es decir, te han instruido para que nombres a tu pasado portavoz de tu identidad. Es lo habitual, lo hacemos así porque el pasado tiene el sello de “lo seguro, lo que ha ocurrido” y, de ahí a suponer que sólo lo que ha ocurrido es serio y te puede definir… va un paso.

Como la sociedad está de acuerdo, es otro de esos males que por extendidos pasan desapercibidos. Ahí fuera, nadie te va a discutir que eres quien eres porque fuiste quien fuiste. El problema es que, en términos de gestión del cambio, eso es, como poco, rancio, inexacto y claramente limitador… Porque una vez convertido en tu portavoz, tu pasado no tardará en ser el lastre que te impedirá realizar esos cambios de fondo periódicos que son claves para la salud personal. El peso de tu pasado entorpecerá tus cambios, te hará conservador, y no te dejará avanzar hacia algo distinto, que probablemente sea lo que más necesites.

Así, con el correr de los años, tenderás a ser más de lo mismo, con leves matices. Y eso te llevará a una paradoja: que lo que decidiste que querías ser a los 20 años defina lo que puedes ser a los 40. Suena absurdo, ¿verdad? Lo es. Deberías poder redefinirte en todo momento, desde tu máxima lucidez. Pero eso implica que tu pasado sea sólo un punto de partida, una referencia casi anecdótica, o un trampolín, no la clave de quién eres…

¿Qué debería definirte, entonces? ¡Lo que quieres ser y aún no eres! Sí, ya sé que esto no es lo habitual. Pero si te fijas, el destino que quieres alcanzar dice más de quien eres hoy que las metas que ya has conquistado. Perdona que insista, sé que somos una cultura que rinde culto al pasado, pero eso no deja de darnos muchos quebraderos de cabeza. Por eso merece la pena que tú y yo le dediquemos unos párrafos a este asunto…

La instrucción es clara y radical: desde ahora mismo, nombra a tu futuro portavoz de tu identidad. Cuando tengas la oportunidad de darte a conocer, no olvides hablar de lo que estás queriendo lograr, asegúrate de que tu entorno, tus amigos, tus seres queridos sepan qué cimas te has propuesto culminar, sepan qué quieres que ocurra y no sólo qué te ha ocurrido. Y cuando estés a solas contigo mismo, piensa mucho menos en lo que has vivido y dedica mucho más tiempo a pensar en lo que está por vivir.

Sé que suena extraño. Hazlo. Resiste a la tentación de contar tus penas del pasado o de compartir tus medallas por heroicidades que ya terminaron. Si me haces caso, lo primero que sentirás es que no sabes bien qué contar. ¿Cómo se habla de lo que aún no ha ocurrido? Pero esa es una de las virtudes de la propuesta, que te indica tu grado de inseguridad sobre tus cambios. Cuando puedas hablar con naturalidad de tu futuro, tendrás la prueba de que confías en que ocurra. Estarás surcando el mar de tu vida con gracia y con libertad. Si te cuesta, tendrás la señal de que debes trabajar lo que sea que te está impidiendo verlo como algo factible (para eso, entre otras cosas sirve un ciclo de coaching.)

Nombrar al futuro el portavoz de tu identidad reformatea tu sistema mental, te obliga a tener más presente tu destino y eso hace que te sea más fácil lograrlo porque tiene tu atención, que es una cualidad extraordinaria de la que dispones y que no usas del todo bien con demasiada frecuencia. No es nada brujo: la mente trabaja más en aquello a lo que le das protagonismo. Si dejo que me defina mi pasado, será mi pasado lo que tenderá a repetirse. Si le doy más protagonismo a mis sueños y proyectos, éstos cobrarán más fuerza y mi sistema mental y emocional lucharán por que ocurran.

Caso práctico 1: acabas de perder tu trabajo. Llamas a un amigo, le cuentas lo que ha ocurrido con todo tipo de detalle, lo mala que es la empresa, lo injusto que es lo que ha ocurrido, lo bien que has servido al departamento durante diez años… Etc. Ya conoces el discurso. Tu amigo te consuela, te anima. ¿Qué hace para animarte? Piensa un segundo. ¿Te dice que a tu ex jefe le va a asolar una peste medieval? No creo, si te quiere animar, te hablará de… ¡tu futuro! Te dirá algo que se parezca a “todo saldrá bien”. ¿Lo ves? Si te habla de tu pasado, si se integra en tu comité de nostálgicos, no te animará. Tú dirás que te desahogarás, pero en realidad, te estarás ahogando. Hay que hablar con propiedad: hundirse en lo que ya no se puede cambiar ahoga. Lo que de verdad desahoga es empezar a definirse desde lo que quieres que ocurra. Es decir, que lo antes posible puedas pensar en qué trabajo deseas conseguir a continuación. No hace falta ser un superhéroe para dejar atrás el pasado, hace falta estar informado sobre los efectos que tiene no hacerlo, tomar conciencia de cómo afecta a tu salud definirte por lo que ha pasado. En realidad, lo que te define es lo que vas a hacer con lo que ha pasado, es decir, tus planes de futuro…

Caso práctico 2: tú, el día de hoy. Inaugura este experimento. Piensa sobre todo en lo que quieres que te ocurra. Si te sientes incómodo, sonríe, y sigue… Considera que te estás curando de un mal uso de tu mente que tiene consecuencias nefastas para tu felicidad. Y mañana, haz lo mismo: cuenta más de lo que deseas y menos de lo que has vivido. Si crees que lo que has vivido es tan interesante, escribe tu biografía o un diario, pero no le des el timón de tu barco al pasado.

Tus relaciones tampoco se benefician de ese contar lo que ha pasado. Creemos que lo que nos mantiene unidos a alguien es que lo sabe todo sobre nuestra vida, pero no es cierto. Lo que mantiene una amistad o una relación sana es lo mucho que deseas que el otro, tu amigo o tu pareja, pueda ser quien quiera ser. Así que utiliza el poder del futuro. Suelta amarras con el pasado. Ponlo en tu museo, en un lugar de tu mente al que puedas acudir de vez en cuando, para comprender algo o para recibir una lección, pero no le des el poder de definirte. Cambia tu fórmula de quien eres hoy: pon un 20% de quien fuiste y un 80% de quien quieres ser. Y observa la diferencia. El mundo necesita más personas realizadas. ¿Te apuntas a ser una de ellas?

© Gloria Mendez

9 Comentarios. Dejar uno nuevo

La verdad que en un momento de cambio me ha venido genial esta lectura. A veces es cierto que parece que es el pasado lo que nos define y a lo que nos aferramos para no cambiar, o para justificar el porqué nos van las cosas como nos van. Muchas gracias por los consejos, ahora, a ponerlo en práctica y definirnos por lo que queremos llegar a ser.

Responder
Marianloveshoes
02/11/2014 14:25

Es genial tu post. Justo ayer descubrí tu entrevista con Laura y me puse a reflexionar sobre mi tiempo perdido. Y al final, pensé: “Qué carajo, ¡nooo! ¡Hay que adaptarse y para adelante!” Leerte hoy ha sido el colofón final.
Ya tienes una fans más.
Abrazos.

Responder
Nuria Sobrado
02/11/2014 21:16

Gracias! :)

Responder

Me vino en el momento indicado!! Muchas gracias!!

Responder

Esto era lo que necesitaba! Muchas gracias!!!

Responder

como siempre Gloria, eres una genia, muy clara, muy didacta…. gracias por compartir tu sabiduría tanto en éstos artículos como en tus cursos,
Laura

Responder

Me encanta Gloria! De hecho, no es casual que, últimamente, ni me presento a los nuevos, ni miro a los viejos, según el pasado, sino según el presente y el futuro de lo que quiero. Entonces ya no hay ‘conocidos’ y ‘desconocidos’, no me había dado cuenta, pero tengo una relación de igual a igual con todos. Genial!

Responder

Te he descubierto a traves de Laura Rivas y la verdad que solo puedo darle las gracias a ella por sus consejos y recomendacion hacia ti, por permitirme conocerte por tus extraordinarios consejos y asesoramiento, gracias a las dos por ser tan buenas maestras y aportarnos grandes reflexiones y conducirnos a lograr lo mejor de nosotras mismas. Gracias Gloria por tu sabiduria y por lo que me has aportado leyendote, eres diferente, amena, natural y me gusta, ha sido un placer saber que estas ahi y que hay personas como tu que nos abren los ojos de que la realidad es otra cosa diferente al pasado y que esta en nuestra mano cambiar. Gracias de nuevo y un saludo.
Pilar

Responder

Siento que viví los últimos 7 años, – tanto tiempo! – pegada al pasado y dandole vueltas a mis problemas y eso mino mi confianza, me creo enfermedades, no avence en nada en mi vida y eso me enoja ahora por permiterme quedarme tanto tiempo hundida, afortunadamente he llegado a esta conclusión como mencionas, darle mas poder a donde estoy ahora y que haré a partir de ahora que seguir rumiando en algo que ya no existe ni personas que no se detienen en pensar en mi. gracias

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>